Proyecto Esperanza
Carta Abierta al Colegio de Psicólogos de Chile, en respuesta al Comunicado “Salud Mental y aborto terapéutico” PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 25 de Noviembre de 2015 22:31

 

Estimados Colegas Colegiados/as:

Mi nombre es Paz Fernández Kocksch, soy psicóloga titulada por una universidad reconocida por el Estado desde el año 2008. No estoy colegiada, porque discrepo de algunas de las directrices que plantea el colegio, y justamente la declaración que acaban de emitir en torno al aborto terapéutico y la salud mental reafirma mi postura de no colegiarme.

Les escribo en primer lugar para manifestar mi rechazo al comunicado que emitieron. En segundo lugar para contar mi experiencia personal trabajando en la temática de las secuelas psicológicas del aborto y realizar un humilde aporte a la reflexión de nuestro quehacer.

Soy voluntaria de Corporación Proyecto Esperanza desde el año 2009. Dicha institución se dedica precisamente a realizar acompañamiento a aquellas mujeres que han sido víctimas de un aborto, y que sufren en silencio, o incluso muchas veces no son conscientes de las repercusiones en el carácter y en sus relaciones sociales de la decisión que tomaron.

Cuando conocí esta institución, lo primero que me llamó la atención fue descubrir esta temática, y darme cuenta que en la Universidad nunca siquiera se abordó el dolor y sufrimiento que puede tener una mujer al realizarse un aborto ni el tiempo que esto puede conllevar, quizás porque es un dolor muy oculto y muy silenciado.

Me llama poderosamente la atención que pretendiendo realizar una declaración en base a revisión bibliográfica, dicha revisión tenga una clara tendencia sesgada y se pierda de vista y no se revise publicaciones o páginas que sí se han manifestado con estudios en torno a la existencia de las secuelas psicológicas que produce un aborto, y que no tiene que ver con la condición de clases sociales o de clandestinidad que ustedes refieren en su comunicado. El hecho de que el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales DSM-V no lo reconozca como tal, no significa que dichas secuelas no existan; es más, el DSM ha sufrido diversas modificaciones desde su primera publicación hasta la última. Ha habido patologías que actualmente no tienen tal categoría, y otras que en principio no estaban y que con el transcurso de los años se han ido agregando, por ende, la palabra del DSM no es una palabra definitiva, sino que transitoria y que debe estar sujeta a continuas modificaciones. De igual forma, el hecho de que un aborto se realice en una clínica con todas “las garantías de salud y de higiene” no evita que un gran número de mujeres no quede con secuelas psicológicas e incluso biológicas que les dificulten y hasta impidan embarazos posteriores.

Leer más...
 
¿Cuanto vale una vida? PDF Imprimir E-mail
Martes, 29 de Septiembre de 2015 10:14

Los Invitamos a este interesante Seminario, con testimonios que responden al Proyecto de Aborto Terapeutico que propone el Gobierno.

ENTRADA LIBERADA Miercoles 7 de Octubre de 9:30 - 13:00  Aula Magna Jose Irarrazabal, Casa Central U. Catolica

Última actualización el Martes, 29 de Septiembre de 2015 10:57
 
Un conmovedor testimonio PDF Imprimir E-mail
Sábado, 19 de Septiembre de 2015 21:32

Mi madre, religiosa, fue violada y yo nací. ¡Gracias por tu valentía mamá!

Me animé a escribir este testimonio después de haber leído un artículo sobre los bebés concebidos en una violación. Han pasado tres años desde que me enteré que fui concebida de esa manera y es la primera vez que hablo tan extenso de esto.

Al inicio intentaba negarlo (o no pensar demasiado en ello), pues para mí la primera impresión fue que no estaba en los planes de nadie de mi familia, mucho menos en los planes de mi madre, ¡de verdad! Ella había planeado una vida totalmente diferente a la que tiene ahora conmigo.

Era una religiosa consagrada en el momento de la violación (había hecho los votos perpetuos 5 años antes de mi nacimiento). Sé que ella era una gran religiosa, ella tenía (aún tiene) la misma mentalidad del Papa Juan Pablo II: darles protagonismo a los jóvenes dentro de la Iglesia.

Hay muchas cosas que aún desconozco sobre lo que sucedió porque me enteré por medio de algunas cartas viejas que le escribieron a mi mamá en esa época. Todo el embarazo mi madre lo pasó lejos de su país, recibiendo cartas de su familia, su mejor amigo (un sacerdote, que es mi padrino de bautizo) y algunas de sus hermanas de la Comunidad.

http://www.portaluz.org/articulo.asp?idarticulo=1364&utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

 

Última actualización el Sábado, 19 de Septiembre de 2015 21:38
Leer más...
 
Cuando el varon es invisible y no se le permite aceptar su paternidad. PDF Imprimir E-mail
Viernes, 11 de Septiembre de 2015 14:47

 

TESTIMONIO DE IMPOTENCIA, RABIA Y DOLOR

No acostumbro a escribir columnas de opinión en primera persona, no tengo nada contra ese estilo narrativo, pero, movido por el genuino propósito de no contaminar mi trabajo con apreciaciones subjetivas, siempre prefiero hacerlo desde una óptica un poco más aséptica. Sin embargo, en esta oportunidad escribo en primera persona para contar mi experiencia con el aborto. Creo que ya es hora de imprimir el certificado de defunción de mi hijo o hija, quien de no haber sido abortado(a) por su madre, este año cumpliría 30 años de vida.

También me mueve a relatar este desgraciado episodio el deseo de plantear una arista pocas veces considerada en la discusión del aborto, como es el concurso de la parte masculina en el asunto. De hecho, por lo general, cada vez que en Chile se habla de aborto, se lo hace desde una perspectiva excluyente de ese gravitante factor de la concepción, como si ésta fuese una acción privativa y exclusiva de la mujer, sin considerar al hombre como un sujeto de derecho, sino más bien como un semental descerebrado, sin sentimientos, cuya principal y única característica relevante, es tener pene y un arsenal inagotable de espermatozoides.

En rigor, a partir de esa aberrante singularización, al hombre se le excluye como padre de la criatura objeto de la decisión abortiva, se prescinde de él marginándolo con brutalidad de la historia presente y futura de esa fatalidad, en la que él también cuenta; al cabo, se lo priva de la decisión sobre la vida de un ser humano, que él también ha creado; se suprime su derecho de paternidad considerándolo como incapaz ante la ley. No es poco. ( LEER MAS)

 

Última actualización el Viernes, 11 de Septiembre de 2015 15:05
Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 28
Sitio Hospedado y Mantenido por dkTronics
Este sitio funciona con Joomla! y utiliza un tema creado por SiteGround, y adaptado por dkTronics